Sueño de bebé: ¿qué lo hace tan especial?

Los bebés y los niños pequeños duermen mucho, porque el sueño es extremadamente importante para el desarrollo y la salud de la primera infancia. Aquí puede descubrir qué hace que el sueño del bebé sea tan especial y cómo puede ayudar a los recién nacidos a encontrar un ritmo de sueño estable lo más rápido posible.

Tabla de contenido

  1. Sueño del bebé - las características especiales
  2. ¿Cuánto tiempo duermen los bebés?
  3. El entorno de sueño adecuado para los bebés
  4. 5 consejos para dormir para que el bebé duerma tranquilo
  5. No recomendado.
  6. Conclusión

        1. Sueño del bebé - las peculiaridades

          Dormir bien es insustituible, especialmente para los bebés, porque durante el sueño se fortalece el sistema inmunológico, el cerebro procesa las impresiones del día y se liberan hormonas importantes para el crecimiento y el desarrollo infantil.

          La cantidad de horas que duerme un bebé varía mucho de un niño a otro. En principio, el sueño de los bebés difiere en muchos aspectos del sueño de los niños mayores y los adolescentes. El tiempo total de sueño no solo es significativamente más largo a las 16-18 horas , sino que la distribución de las etapas del sueño también es diferente. Un bebé pasa alrededor de la mitad de su sueño en el llamado sueño REM (movimiento ocular rápido), es decir, casi cuatro veces más que en la adolescencia y la edad adulta. Esto tiene que ver con el hecho de que el sueño REM es una parte elemental del desarrollo del cerebro del niño y que el cerebro se desarrolla de forma muy dinámica, especialmente en los primeros meses de vida.

          Además del tiempo total de sueño más largo, el sueño de los bebés también está significativamente más fragmentado. Esto significa que los bebés duermen en múltiples etapas repartidas durante el día y la noche. Los períodos frecuentes de vigilia son completamente normales en los primeros meses de vida y no deben ser motivo de preocupación para los padres involucrados.

          Kleinkind schläft ruhig mit Kuscheltier im Bett

            2. ¿Cuánto tiempo duermen los bebés?

              Si bien los recién nacidos duermen mucho en los primeros meses de vida, el requisito de sueño y la composición de las fases del sueño cambian con el aumento de la edad y la madurez. A continuación le mostramos las características especiales en los meses individuales de vida.

              0-3 meses

              En los primeros tres meses de vida, los bebés duermen entre 16 y 18 horas al día. El sueño está fragmentado y el bebé duerme entre el día y la noche con fases regulares de despertar. Durante este tiempo, solo se forma el ritmo de sueño del bebé. La porción REM alta del sueño indica el desarrollo dinámico del cerebro en esta etapa temprana de la vida.

              3 – 6 meses

              Los bebés desarrollan un ritmo día-noche más estable. Hay un aumento del sueño nocturno y una disminución del sueño diurno. La mayoría de los niños a esta edad se duermen aproximadamente a la misma hora cada noche y se despiertan aproximadamente a la misma hora cada noche y mañana. Hasta aproximadamente el 6 mes de vida, se desarrolla una mayor duración del sueño continuo. Algunos bebés todavía necesitan una o más comidas por la noche.

              6 – 9 meses

              El ritmo del sueño se vuelve cada vez más estable y los ciclos de sueño se vuelven más largos. Algunos bebés duermen toda la noche a esta edad, de seis a ocho horas completas. Para los padres, sin embargo, esto todavía significa prepararse para que su hijo se despierte por la noche. La proporción de sueño REM ya ha disminuido significativamente a esta edad y sigue siendo de aprox. un tercio del tiempo total de sueño.

              1 año

              El tiempo total de sueño después de un año de vida ahora es de aprox. 14 horas. Las fases de sueño individuales y las fases de vigilia se vuelven cada vez más largas y la mayor parte del sueño tiene lugar durante la noche; complementado con 2-3 pequeñas siestas al día.

              1-2 años

              La necesidad de dormir sigue disminuyendo y después del 2º año de vida aprox. 12-13 horas. Los niños pequeños duermen la mayor parte del tiempo mientras duermen por la noche. La siesta de la tarde se vuelve más pronunciada y hay más de uno en lugar de dos períodos de sueño al día. A la edad de 18 meses, casi todos duermen solo una vez al día y, a la edad de 24 meses, algunos incluso pueden prescindir de una siesta. Pero aquí también hay grandes diferencias de un niño a otro.

              Se debe considerar a cada edad que cada bebé y niño pequeño es individual y que el comportamiento del sueño de los niños también puede desarrollarse de manera diferente dentro de una familia. Esto no es motivo de preocupación y, por lo general, todo vuelve a estabilizarse después de un tiempo.

              Entwicklung der Schlafzeiten von Babys, Kleinkindern und Erwachsenen über den Tag

              3. El entorno de sueño adecuado para los bebés

              El ambiente adecuado para dormir es importante para un sueño seguro y saludable para los bebés y hay algunas cosas a considerar al elegir la posición para dormir y el entorno de la cama.

              Posición supina: la posición para dormir recomendada

              Se recomienda acostar a un bebé boca arriba para dormir en los primeros meses de vida. No se recomienda acostarse de lado porque el bebé podría voltearse boca abajo durante el sueño. Por lo general, se desaconseja firmemente colocarse en posición prona durante los primeros 1 a 3 meses de vida. El laboratorio del sueño mostró que los bebés en posición prona responden menos a las perturbaciones que en posición supina. En esta fase de la vida, el riesgo de muerte súbita del lactante es mayor. Por lo tanto, el bebé solo debe dormir en posición prono cuando es lo suficientemente fuerte como para poder rodar sobre su espalda por sí mismo y también poder levantar y sostener su cabeza de forma independiente.

              Schlafendes Baby auf dem Rücken im Bett

              El entorno de la cama para bebés

              Una cama de bebé debe ser bastante espartana. Debe asegurarse de que la cabeza no pueda cubrirse con un edredón o una almohada. Aquí están algunas sugerencias.

                • Use sacos de dormir en lugar de mantas
                • Si, a pesar de todo, se utiliza un edredón, debe doblarse debajo del colchón a los pies de la cama y sujetarse de manera que el niño solo quede cubierto hasta el pecho
                • El colchón de la cuna no debe ser demasiado blando
                • Los bebés y niños pequeños menores de 3 años aún no necesitan una almohada
                • El entorno de la cama debe ser seguro y no debe haber cordones ni correas al alcance del niño
                Baby Bett mit Schlafsack ohne Decke

                Temperatura y calidad del aire

                • La temperatura ambiente debe estar entre 16 y 18 grados centígrados, incluso para bebés y niños pequeños mientras duermen
                • Un body/camiseta interior y un pijama suelen ser ropa suficiente. Si hace demasiado calor, incluso una parte puede quedar fuera
                • Se deben evitar las gorras y los artículos para la cabeza en la cama.
                • La cuna no debe colocarse directamente al lado del calentador o bajo el sol abrasador. Las bolsas de agua caliente, las almohadillas térmicas, los "nidos", las pieles y los edredones gruesos también deben evitarse en la cama del bebé
                • El dormitorio debe estar bien ventilado y debe garantizarse que no se fume en el dormitorio
                Baby Kinder Zimmer Einrichtung Bett

                4. 5 consejos para dormir para que el bebé duerma tranquilo

                  #1 Una rutina diaria fija

                    Al igual que con nosotros los adultos, también se aplica a los bebés y niños pequeños que una rutina diaria fija y una rutina diurna/nocturna tienen un efecto positivo en el sueño. Es por eso que uno debe asegurarse de que el niño se acueste siempre a la misma hora para que pueda acostumbrarse a dormir regularmente a horas fijas.

                      #2 Descansa temprano

                        Una hora antes de acostarte no debes jugar ni retozar demasiado. Los ruidos fuertes y mucha actividad pueden interrumpir la preparación del bebé para dormir. Un viaje corto en cochecito o automóvil puede ayudar a promover el sueño.

                          Presente los rituales #3

                            Los hábitos son muy importantes, especialmente para bebés y niños pequeños. De esta manera, aprenden qué esperar por la noche y pueden prepararse para ello. Qué ritual para la hora de acostarse es mejor para los más pequeños depende de cada niño en particular. Sin embargo, hay algunos rituales populares que han demostrado ser muy efectivos:

                            • Baño: Un baño puede ser muy relajante para muchos niños. El agua tibia también tiene un efecto positivo sobre la temperatura corporal y puede promover el sueño. El secado cuidadoso y la aplicación de loción también pueden tener un efecto relajante en el niño y prepararlo para un sueño tranquilo.
                            • Póngase el pijama: Un pijama cómodo puede darle al niño la señal de que se acerca el sueño y prepararlo para conciliar el sueño.
                            • Oscurecer la habitación: Oscurecer la habitación es un ritual muy efectivo para preparar a los bebés y niños pequeños para dormir. Un ambiente oscuro y tranquilo para dormir también promueve el sueño.
                            • Canción para dormir: Las melodías repetitivas que ya son familiares para el bebé pueden tener un efecto calmante y promover el sueño. Incluso la melodía de una caja de música a veces puede hacer maravillas.

                            #4 No juegues de noche

                              Si un bebé se despierta por la noche, la fase de vigilia nocturna no debe usarse como tiempo de juego. Existe el riesgo de que el bebé se acostumbre a la actividad por la noche. El habla suave y los gestos tranquilizadores muestran al niño que en realidad es hora de acostarse.

                                #5 Melodías relajantes

                                  Los bebés están familiarizados con muchos ruidos monótonos del útero. Por lo tanto, los sonidos relajantes pueden ayudar a promover el sueño. A los bebés les gusta dormirse con el sonido del mar, el zumbido de los aviones o los llamados sonidos de ruido blanco.

                                  Definitivamente hay algo para ti y tus pequeños en nuestros SONIDOS PARA DORMIR.

                                  Baby und Kind lesen vor dem Schlaf im Bett

                                  5. No recomendable.

                                  Además de los muchos rituales clásicos antes de acostarse, también hay cosas que deben evitarse en una etapa temprana. Los bebés a menudo son cargados, conducidos en cochecitos o colocados sobre el pecho hasta que se duermen y luego en su cama ya dormida colocada. Sin embargo, si el bebé se acostumbra, pronto pedirá estas ayudas para dormir una y otra vez. Es posible acostumbrarse más tarde, pero puede ser muy agotador para los padres y el niño.

                                  También se recomienda no retrasar dormirse. A los bebés les cuesta más conciliar el sueño cuando están cansados ​​o sobre estimulados. Por ello, es recomendable prestar especial atención a los signos de cansancio en los bebés. Un signo común de la falta de sueño es el llanto. Los bebés y niños pequeños que lloran con frecuencia y durante mucho tiempo (los llamados "bebés que lloran") a menudo tienen falta de sueño. No duermen lo suficiente durante el día, lo que los cansa y los excita demasiado, lo que les dificulta descansar.

                                  6. Conclusión

                                  • El sueño adecuado es esencial para el desarrollo y el bienestar de los bebés.
                                  • Durante los primeros 24 meses de vida, los patrones de sueño y las necesidades de los bebés cambian. Esto es perfectamente normal y no debería preocupar a los padres.
                                  • El ambiente adecuado para dormir promueve quedarse dormido y permanecer dormido.
                                  • Las rutinas y los rituales calmantes pueden ayudarlo a conciliar el sueño.

                                  ¡Saludos cordiales y hasta pronto!

                                  Deja un comentario

                                  Todos los comentarios son revisados ​​antes de su publicación