La temperatura corporal durante el sueño.

Una temperatura corporal normal durante la noche es crucial para un sueño reparador. Puedes averiguar aquí cómo nuestra temperatura corporal influye en el sueño y qué consejos puedes usar para prevenir los sudores nocturnos o la congelación.

contenido

  1. La temperatura corporal de un vistazo
  2. La temperatura corporal durante el sueño
  3. Así es como la sudoración y la congelación dañan el sueño
  4. Consejos para una temperatura corporal óptima por la noche
  5. Conclusión

La temperatura corporal de un vistazo

Para que podamos funcionar sanos y normalmente todos los días y para que todos los procesos metabólicos de nuestro cuerpo funcionen sin problemas, los seres humanos necesitamos cierta temperatura corporal. En un adulto sano, la temperatura corporal central normal suele estar entre 36,5 °C y 37,5 °C, la temperatura en la superficie de la piel es de aproximadamente 28 °C - 37 °C.

Sin embargo, la temperatura de nuestro cuerpo nunca permanece constante y está sujeta a fluctuaciones completamente naturales de hasta 1 °C, según la hora del día, el estado de salud, el nivel de actividad o el estado hormonal. Por lo tanto, nuestro cerebro está constantemente ocupado regulando la temperatura corporal central, adaptándola a las circunstancias internas y externas y asegurándose de que no nos sobrecalentemos ni sobreenfriemos.

Por ejemplo, aumenta cuando se expone a calor intenso, esfuerzo físico o en ciertas fases del ciclo femenino, por lo que seguimos siendo eficientes a pesar de un mayor consumo de energía. Si por el contrario venimos a descansar y relajarnos, el metabolismo y la temperatura corporal también se reducirán de nuevo. Para evitar el sobrecalentamiento o la hipotermia, el cuerpo puede tomar ciertas contramedidas: sudamos para liberar calor a través de la piel o temblamos para generar calor a través de la actividad muscular.

La temperatura corporal durante el sueño

smartsleep Schlafmagazin Schwankung der menschlichen Körperkerntemperatur am Tag und in der Nacht

¡Sudar o congelarnos por la noche nos despierta! Más de un tercio de todas las personas informan que sentir calor y frío interrumpe su sueño. Por la noche, la temperatura corporal desciende naturalmente lentamente y alcanza su punto más bajo entre las 2 y las 3 a. m. antes de volver a subir lentamente por la mañana. Cuando nos quedamos dormidos, los mecanismos corporales menos importantes se apagan: la actividad muscular, la presión arterial y el ritmo cardíaco bajan, necesitamos menos oxígeno y nuestra respiración se ralentiza. Las venas y otros vasos sanguíneos se dilatan, lo que libera calor y también disminuye la temperatura de la superficie de nuestro cuerpo durante la noche.

Así es como la sudoración y la congelación dañan el sueño

Cuando sudamos profusamente o sentimos frío, nuestro cuerpo se activa para regular la temperatura interna y evitar la hipotermia o el sobrecalentamiento. Esto ya tiene un efecto negativo en el proceso de conciliar el sueño por la noche y hace que sea más difícil conciliar el sueño, por ejemplo, porque apartamos las sábanas por la noche o intentamos calentarnos o refrescarnos de alguna otra manera. Y la producción excesiva de sudor por la noche también puede perturbar el sueño, ya que la humedad acumulada en la piel crea rápidamente un clima incómodo para dormir.

Entonces, si la temperatura corporal fluctúa demasiado durante la noche y como resultado nos dormimos mal o nos despertamos con frecuencia, las importantes fases de sueño profundo y sueño REM también sufren y no encontramos ninguna. sueño realmente reparador.

Consejos para una temperatura corporal óptima por la noche

Con estas sencillas medidas, puede ayudar a mantener la temperatura de su cuerpo en un rango normal saludable durante el transcurso de la noche, para que pueda dormir bien y su cuerpo pueda regenerarse de manera óptima durante la noche.

#1 El ambiente adecuado para dormir

La habitación no debe estar ni demasiado caliente ni demasiado fría para que nuestro cuerpo pueda bajar su temperatura central de forma natural y podamos prepararnos para dormir, por lo que la temperatura ambiente generalmente recomendada está entre 16 °C y 18 °C. Especialmente cuando en verano hay temperaturas exteriores altas o en invierno la calefacción no funciona correctamente, debe intentar regular la temperatura del dormitorio mediante una ventilación suficiente y los ajustes de calefacción correctos y garantizar un buen clima para dormir.

#2 Textiles para dormir adecuados

smartsleep Schlafmagazin Schöne Frau schläft mit gesunder Körpertemperatur

Sus accesorios para dormir (almohadas, mantas, colchones) y su ropa para dormir tienen una influencia directa en la temperatura superficial del cuerpo y la percepción del calor o el frío por la noche. Para evitar la acumulación de calor o humedad, debe asegurarse de que el edredón y la ropa no estén demasiado calientes ni demasiado apretados. Sin embargo, no debe prescindir por completo de ropa o de un edredón fino, de modo que esté protegido de las corrientes de aire frío, el calor y el sudor puedan disiparse de la piel y pueda mantenerse una temperatura corporal normal. Puede leer aquí qué material es el más adecuado para su ropa de cama en qué situación.

Consejo: almohadas y edredones hechos de fibras especiales para enfriar y calentar pueden apoyar al cuerpo de manera efectiva en la regulación de la temperatura corporal.

#3 Rutinas nocturnas relajantes

La actividad física fuerte requiere un alto gasto de energía y estimula la circulación y el metabolismo, lo que también conduce a un aumento de la temperatura corporal. Por lo tanto, debe evitar actividades extenuantes o sesiones deportivas extensas en las últimas horas antes de acostarse, para que pueda descansar lo suficiente por la noche y apoyar la regulación natural de la temperatura corporal durante el sueño.

#4 La dieta adecuada por la noche

Nuestra nutrición también influye en el sueño y la temperatura corporal. En el mejor de los casos, evite las comidas pesadas y los alimentos con alto contenido de azúcar y cafeína por la noche y asegure un consumo moderado de alcohol. Los procesos digestivos constantes y extenuantes y el efecto estimulante del azúcar, la cafeína y otros mantienen el cuerpo activo y evitan que la temperatura corporal central baje. Las bebidas frías también promueven la generación de calor en el cuerpo e incluso nos hacen sudar aún más.

#5 Los mejores consejos para dormir en verano e invierno

Primavera, verano, otoño e invierno: nuestras condiciones para dormir cambian con las estaciones. Para que la temperatura de tu cuerpo no sufra por un mal clima para dormir, también debes adaptar tus hábitos de sueño a la temperatura ambiente.

En este artículo.

descubrirá qué sencillas medidas le ayudarán a dormir tranquilo y reparador incluso en las calurosas noches de verano

Y tenemos los mejores trucos para una relajante noche de invierno aquí para ti.

Conclusión

  • La temperatura corporal normal de un adulto es de 36,5 a 37,5 °C y varía hasta 1 °C según la hora del día, el estado de salud, el nivel de actividad o el estado hormonal.
  • Una temperatura corporal demasiado alta o demasiado baja por la noche puede dificultar el conciliar el sueño, impedir que se duerma toda la noche y reducir significativamente la calidad del sueño.
  • Asegúrese de dormir en un ambiente fresco y use edredones, ropa de cama y ropa de dormir que se adapten a la situación del sueño para que la temperatura corporal central se regule de forma natural y no por influencias externas.
  • Antes de acostarse, evite los esfuerzos intensos, los alimentos difíciles de digerir y estimulantes que lo mantienen activo y, por lo tanto, promueven una temperatura corporal alta

¡Saludos y hasta pronto!

.

Deja un comentario

Todos los comentarios son revisados ​​antes de su publicación